La eternidad, de Bud Powell

Nunca conocí la alegría de la risa
incluso después de que te fueras.
Nunca conocí una risa más amable,
y después de un tiempo,
¡tu beso!
Nunca conocí la alegría de vivir
luego de darte mi amor.
Te fuiste, sin decirme adiós.
Lo que tenga que ser será.
Por extraño que parezca, encontré a alguien que llena un espacio,
en algún lugar, de alguna forma, «sí».
Nunca debió haber sido como fue para mí.
Qué carajos me importa ahora, aceptémoslo.
Yo no soy quién para retrasarlo,
mi destino está maldito.
Ya verás,
aun si jamás nos abrazamos de nuevo,
no hay final.
Hasta luego.

La última nota que dejó Bud, fechada una semana previa a su muerte (24 y 21 de julio, respectivamente), en 1966.
(La traducción es de casa)

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Letras, Música y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s