Canción de Kaspar Hauser

Canción de Kaspar Hauser

a Bessie Loos

Él en verdad amó el sol, que purpúreo bajaba la colina,
los senderos del bosque, el negro pájaro canoro,
y la alegría del verde.

Serio fue su habitar a la sombra del árbol,
y puro su rostro.
Dios habló una dulce llama su corazón:
¡Oh hombre!

Silencioso su paso halló la ciudad al anochecer;
el oscuro lamento de su boca:
quiero volverme un jinete.

Pero lo seguían animal y arbusto,
casa y jardín crepuscular de hombres blancos
y su asesino lo buscaba.

Primavera y verano y bello el otoño
del justo, su leve paso
A lo largo de oscuros cuartos de soñadores.
De noche se quedaba solo con su estrella;

vio la nieve caer en desnudo ramaje
y la sombra del asesino en el zaguán crepuscular.
Plateada cayó la cabeza del desnacido.

El poema es de Georg Trakl, con traducción de Marco Antonio Campos. En camino (Unterwegs) es el título del libro, lo publicó El Tucán de Virginia en edición yuxtalineal, como acostumbran. Sobre la anécdota, es conocido el filme de Werner Herzog, El enigma de Kaspar Hauser, o la novela de Jakob Wassermann Caspar Hauser, en Acantilado (2002).

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Cine, Letras y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Canción de Kaspar Hauser

  1. Pingback: La figura se convierte en símbolo | Fuga de Letras

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s