No hay nada grande que no nazca maldito

Y aunque el lugar fuera otro, no cambiaría el destino. En nuestros días, más que en otros tiempos, cualquier privilegio es un castigo. En nuestros días, más que nunca, se sufre la grandeza que uno tiene. Las plebes de todas las clases cubren, como una marea muerta, las ruinas de todo lo que fue grande y los cimientos desiertos de lo que podría serlo. El circo, más que en la Roma moribunda, es hoy la vida de todos; y sus muros han llegado hasta los confines de la tierra. La gloria es para los gladiadores y los mimos. La decisión suprema corresponde a cualquier soldado bárbaro que la guardia nombra emperador. No hay nada grande que no nazca maldito, no hay nada noble que no decaiga al crecer. Si es así, ¡que así sea! Así lo han querido los dioses.

Lo dice Fernando Pessoa en una semblanza de Mário de Sá-Carneiro, texto breve que funciona a guisa de prólogo para La confesión de Lúcio.

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Letras y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No hay nada grande que no nazca maldito

  1. Pingback: Los (h)artistas | Fuga de Letras

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s