In vino veritas, de Kierkegaard

20131027-140718.jpg

Y después de esto, todavía mejor, el mayor favor que la mujer puede hacer a un hombre es serle infiel en seguida que le ha concedido los otros favores. La primera idealidad le ayudará al hombre a alcanzar una idealidad potenciada, recibiendo precisamente una ayuda absoluta en ese momento oportuno y dichoso. La segunda idealidad se logra, indudablemente, a costa de un dolor y una piensa profundísimos, pero en compensación constituye una dicha suprema.

En Søren (¿Sören?) Kierkegaard, In vino veritas.

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Letras. Guarda el enlace permanente.

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s