Sin novedad en el frente

Pablo, el protagonista de Sin novedad en el frente, coleccionaba mariposas. Cuando filmaban las película (en blanco y negro) ya tenían todas las escenas tomadas. Habían gastado millones de dólares. Como la novela no tiene final -termina con un parte de guerra en donde se anuncia que ese día en el frente no había novedad (de ahí el nombre del libro)- el director (Lewis Milestone) no sabía cómo hacer la escena final. Abrumado, dio descanso al personal y él se fue en auto a Suiza a reponerse. En el camino les tomó un aguacero con nevada. Schmedling, un fotógrafo alemán que lo acompañaba, tarareó el ritmo de las limpiabrisas y dijo: «tan ligero como una mariposa debía ser el fin». Milestone frenó, dio media vuelta y filmaron el final…

Cuenta Arreola, que era cinéfilo (afirmaba hacer aprendido francés con sólo ver películas [y con la lectura]). Cuando Arreola hace el comentario sobre esa película de 1930 ya se había grabado otra versión de la novela de Erich Maria Remarque, en 1979, aunque esa fue sólo para televisión. La versión más reciente está disponible en línea (y supongo que estaría bien, ya que Arreola recomienda la película, verla con un vino medieval):

De la versión anterior sólo encontré fragmentos, entre ellos el citado de la mariposa:

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Cine, Letras y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s