Hasta los corderos y las palomas engullen cantidades prodigiosas de animales imperceptibles

Voltaire consideraba la guerra un mal inevitable: el hombre es un ser demasiado violento y carnicero como para poder imaginar una paz perpetua, como deseaban muchos ilustrados. De algún modo, es ley de vida: «Todos los animales están perpetuamente en guerra. Unas especies han nacido para devorar a otras; hasta los corderos y las palomas engullen cantidades prodigiosas de animales imperceptibles», escribe en el Diccionario filosófico. Quizás el hombre, dotado de razón, debería ser distinto. Pero más bien parece lo contrario: en algunas culturas, concluye Voltaire, «hombre» y «guerrero» son sinónimos.

Es la entrada de «Guerra» en el glosario de Martí Domínguez para Voltaire.

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Letras y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s