Imprudentes, ermitaños, heréticos, visionarios, sediciosos, escépticos…

Lo principal es que la auténtica literatura sólo puede existir allí donde la hacen no ejecutivos y leales funcionarios, sino imprudentes, ermitaños, heréticos, visionarios, sediciosos, escépticos. Si el escritor debe ser leal, si debe ser católico-ortodoxo, si debe ser útil, entonces no puede fustigarlo todo como Swift, no puede reírse de todo como Anatole France; en tal caso no es una literatura de bronce, sino una literatura de papel, una literatura de periódico; que se lee hoy y con la que mañana se envuelve la pastilla de jabón.

Se lee en  Cartas a Stalin, de Mijail Bulgákov y Evgeni Zamiatin.

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Letras, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s