Durante esos tres días los habitantes de la ciudad no recibían ninguna carta

Sabía que el cartero sólo cojeaba desde hacía unos días  y que de ningún modo era cojo de nacimiento. Se emborrachaba dos veces al año: por su cumpleaños, que era el 15 de abril, y por el aniversario de la muerte de su hijo, que se había suicidado en la gran ciudad. La embriaguez le duraba, y durante tres días el cartero deambulaba dando traspiés entre las murallas de la pequeña ciudad antes de estar de nuevo sobrio. Durante esos tres días los habitantes de la ciudad no recibían ninguna carta. La comunicación con el mundo exterior se paralizaba.

Se lee en el relato “Abril”, de Joseph Roth, recogido en el volumen La leyenda del santo bebedor, por books4pocket.

image

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Letras, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s