Consumir drogas no es el único camino para llegar a estados alterados de conciencia

image

Consumir drogas no es el único camino para llegar a estados alterados de conciencia. Actividades tan diferentes como la meditación, el ayuno, ejercicio, subirse a montañas rusas en parques de diversiones, ver películas de terror, practicar deportes extremos, privación del sueño, privaciones sensoriales, cantar mantras, música, comer mucho picante o tomar riesgos extremos de cualquier tipo tienen el poder de cambiar la textura de nuestra experiencia mental, en cierta medida. Eventualmente descubrimos que lo que hacen las plantas psicoactivas en nuestro cerebro se parece mucho (bioquímicamente) al efecto de esas otras actividades.

Es un fragmento de The Botany of Desire: a plant’s-eye view of the world, de Michael Pollan. El libro lo conseguí barato, en una librería de usados, frente al mar.

La parte citada viene en el capítulo dedicado a la mariguana, cuyo deseo es la intoxicación (dentro de la vinculación que hace de deseos-plantas). Los otros capítulos son manzanas (dulzura), tulipanes (belleza) y papas (control).

Creo que lo que más salta la atención es lo de la comida picante (aunque “condimentada” es otra traducción posible). ¿Un chile puede modificar el estado de conciencia? Por experiencia sé que sí, sobre todo por la hiperventilación que puede provocar la sensación de picor en la boca. Y vaya que lo sé, siendo de México. Aunque no es requisito para saberlo: Homero Simpson lo experimentó en un viejo capítulo, precisamente en el que prueba un chile que le provoca una experiencia mística en donde se topa con el Coyote Cósmico:

En cuanto a las películas de terror: creo que la experiencia ha cambiado, por lo menos en las salas de cine. Las últimas cintas que he visto que podrían caber dentro del género en realidad provocan risa a los asistentes. Tal vez el ambiente idóneo para ver ese tipo de filmes sea en casa, de noche y a obscuras. Otro factor es el cliché, ya que el género ha sufrido del abuso de los recursos.

De la música: cuando escuché por primera vez a My Sleeping Karma pensé en música para meditar, pese a ser un grupo “de metal”.

Acerca de Fuga de Letras

Por trabajo he editado, he traducido, he corregido, he escrito, incluso he parafraseado.
Esta entrada fue publicada en Letras, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Algo que decir? Acá:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s